Solidaridad con Elisa RSP

Sabíamos a qué nos exponíamos»

El 9 de marzo, Elisa Pérez, portavoz de la Red Social Popular, comparecerá en un juzgado vigués en calidad de imputada (ahora investigada) por un supuesto delito de usurpación de propiedad. En septiembre del 2014 Elisa y un grupo de gente decidieron transformar un chalé abandonado en Vía Hispanidad desde hacía años en unas instalaciones para servicios sociales.
«La casa estaba llena de heces y restos de hogueras. Era un picadero de drogodependientes. Decidimos liberar el espacio y nos pusimos manos a la obra, aunque tal como estaba, tardamos meses en ponerla en marcha. Hubo que arreglar las persianas, pintar, limpiar el jardín…», explica. Ese mismo día de la apertura al público acudió la policía y la identificó como portavoz del grupo. «Sabíamos a qué nos exponíamos. Asumo las consecuencias de lo que se hizo por el bienestar social. Tampoco se puede ir a pescar sin mojar los pies y si hay que correr riesgos se corren. Soy la primera mujer imputada por liberar un espacio», apunta.

  
Al parecer la denuncia partió de uno de los herederos de Villa Juanita, como se conoce al chalé de 450 metros cuadrados y un terreno de 625, con magnolia y palmera incluidas. «Sin embargo, otra heredera vino un día y al ver lo que hacíamos y darle la mano un niño, se emocionó y quedó encantada. Nos dio su consentimiento delante de numerosos colectivos», añade la portavoz. La Red Social Popular propuso a los herederos que repartieran la herencia y que, posteriormente, si vendían Villa Juanita, la Red se retiraría. Esto, que sepan, no ha ocurrido.
La agrupación no recibe ayuda de ninguna administración ni la quiere. «No lo hacemos por amor a Dios, sino por amor a la especie humana. Queremos ser libres», advierte Elisa.

En la Red hay activistas y colaboradores externos. Los primeros son ciudadanos afectados por la crisis. «Si vienen a por comida y no colaboran, este no es su espacio. No somos asistenciales, nos basamos en la solidaridad. Aquí estamos codo con codo», explica. La relación es similar a la de los bancos de tiempo. En este caso la gente puede colaborar con tareas como pintar, arreglar el jardín, coser cortinas, impartir cursos, por citar solo algunos ejemplos. A cambio, puede ofrecer cobertura de alimentos, ropero social, defensa jurídica, psicólogos, asesoramientos para las ayudas de emergencia y guardería, entre otros servicios, que corren a cargo de los colaboradores externos. La guardería es atendida por los propios padres, quienes se turnan para poder conciliar la vida familiar y laboral.

 La relación con el vecindario es excelente 
Para mediados de este mes están previstos una serie de actos de apoyo a la organización por parte de diferentes colectivos de la ciudad. La constitución de una cadena humana y la suelta de palomas figuran ya en las previsiones.
«La solidaridad de aquí no la encontré en ninguna parte»
Sheila es la más antigua. Hace permanencias, abre la puerta, acude a concentraciones. «Hay que dar guerra», apunta. Merchi lleva desde agosto y se encarga de distintas actividades y de apoyar a la Red. «Hay que hacer visible todo lo que se hace», aclara. Indalecio es el diseñador y próximo portavoz. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s