“Conciencia a tu familia, a tus amigos, a tus vecinos”.

Escribo estas líneas enojado no como activista de la PAH, sino como un ciudadano cualquiera sensible a los problemas de sus semejantes y harto de gente miserable y ruin.

El desencadenante es la noticia de que a una afectada le han embargado su cuenta bancaria, a pesar de que solo cobraba la Renda de Integración Social de Galicia (RISGA), un hecho claramente ilegal, y como consecuencia de una denuncia de su comunidad de vecinos por los impagos. No es el primer caso. Hace unos meses llevamos a la tele a una familia afectada de A Guarda a la que sus vecinos no les dejaban usar el ascensor por sus deudas, y a los que incluso insultaban. Tal era la situación que como no tienen agua caliente deben ducharse en agua fría, niños incluidos.

Hay muchos casos similares en lo que coincide que la comunidad de vecinos, el grupo humano más próximo a las familias, lejos de ayudar a sus vecinos les perjudican y hacen mal. Parece que no son conscientes de que CUALQUIER PERSONA (como ellos mismos) pueden verse en esta situación. Las leyes inútiles y la pasividad política permiten que cualquier ciudadano sea una nueva víctima de esta crisis sistémica en la que eres desahuciado y encadenado de por vida a una deuda que no puedes pagar. ¿En qué mundo vivimos? Precisamente la PAH nació de la sensibilidad ciudadana hacia este drama social al que ciudadanos libres, críticos y solidarios nos negamos a someternos. La solidaridad, el apoyo mutuo y las ganas de cambiar el mundo han sido el germen de la PAH, un movimiento ciudadano de resistencia a la impunidad bancaria y a la necedad política. Nuestros éxitos nos avalan, y cada éxito es un paso enorme en esta lucha contra el gigante capitalista.

Pero la PAH no puede hacerlo sola. No somos 4 gatos, somos millones los ciudadanos que apoyan la causa, y todos debemos y podemos hacer algo. Hay que empezar desde la base, concienciando a la gente para que ayude a los vecinos que pasan por este drama. No deben ser sus verdugos, ese papel le corresponde a los bancos y los políticos títeres. Afortunadamente  esos seres miserables que disfrutan con la desgracia ajena son la minoría. La mayoría les ayuda en silencio y como puede, porque la solidaridad “es horizontal e implica respeto mutuo mientras que a caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba”, como decía Galeano. Este movimiento social de resistencia está creciendo como una bola de nieve y está cosechando éxitos políticos pese al gobierno del PP, que pone todo su empeño en facilitar los desahucios y arruinar al país para que seamos esclavos, y sabemos que vamos a triunfar porque la razón y la lógica están de nuestra parte. Pero sin un amplio apoyo social, no podemos. Hay que concienciar a la gente, abrirles los ojos, hacerles partícipes, porque este movimiento humano y solidario necesita de su complicidad. Hay que concienciar a nuestros familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo para que se sensibilicen con el sufrimiento ajeno y no disfruten con él, como están haciendo algunos vecinos.  Los enemigos están arriba: en las sedes bancarias y en las instituciones. Si consiguen que nos enfrentemos entre nosotros tienen la victoria más fácil, y su victoria es mi derrota, tu derrota, la derrota de todas las personas de bien. Sigamos dando el ejemplo de solidaridad que les está dejando perplejos y que les va ganando la batalla.

la_solidaridad_y_tu_misma_!buen_tandem_para_estas_fechas_bloqueDosRetrato

Anuncios

3 comentarios sobre ““Conciencia a tu familia, a tus amigos, a tus vecinos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s